Bombadegón

319

Mezcla maravillosa entre bodegón y bomba de gasolina. Podría decirse que es el matrimonio perfecto entre un supermercado turco y un buque iraní. Abajo, por cientos de dólares, se pueden llenar los tanques del convoy de camionetas espaciales todoterreno, y arriba puedes comprar los dulces y delicatessen importados que necesitas para vivir tan bien como lo merece tu bolsillo. El cielo es el límite, dicen, pero el límite es el saldo en la tarjeta internacional o los fajos de dólares que se estén dispuestos a sacar un día cualquiera en la calle.

5 / 5. 1